Paternidad en el mudo

Publicado por Diako Abc en
La presencia del padre es muy importante para el bebé desde lo emocional. Pasar más tiempo con él favorece el vínculo afectivo entre ambos. Para el padre es un privilegio, pero sin duda los auténticos beneficiados del permiso de paternidad son los hijos.
Países en Europa están cambiando la paternidad al pagarle a los padres hasta seis meses de permiso de paternidad, encargándose el Estado de pagar el 80% de su salario.
Aún hay mucho camino por recorrer para que sea lo ideal. Una revisión de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) analizó estudios longitudinales de niños nacidos en Estados Unidos, Australia, Gran Bretaña y Dinamarca, cuatro países que, aunque disfrutan de niveles de vida similares, presentan grandes diferencias en este aspecto.
En Dinamarca, el 99% de los papás cogió al menos una semana de descanso cuando nació su hijo, y el 90% lo hizo más de dos semanas. En Estados Unidos, donde los padres no tienen derecho a la licencia de paternidad, se tomaron menos de una semana y dos tercios estaban de vuelta en el trabajo antes de que su bebé cumpliera dos semanas de vida.
Cuando el padre participa en esos hábitos cotidianos desde muy temprano y se implica en los cuidados del recién nacido, es más propenso a hacerlo también durante el primer año de vida, e incluso durante la infancia. En Gran Bretaña, por ejemplo los papás que se habían tomado unos días al nacimiento eran casi un tercio más propensos a leer libros con sus niños pequeños que los que no lo habían hecho.
Aún es muy pronto para conocer los efectos a largo plazo de la licencia de paternidad, sin embargo, un estudio noruego encontró que mejoraba el rendimiento en la escuela secundaria. Las hijas, sobre todo, parecían prosperar más si sus papás se la habían tomado.

Publicación más antigua Publicación más reciente

0 comentarios

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Busca tu
Encuentra el regalo perfecto